<Podemos_ayudarte/>

驴Qu茅 est谩s buscando?

>Sin categor铆a >Premio categor铆a infantil/ juvenil del XIII concurso de relato breve ‘La Ciencia y t煤. Soy una gota de agua’

Premio categor铆a infantil/ juvenil del XIII concurso de relato breve ‘La Ciencia y t煤. Soy una gota de agua’

SOY UNA GOTA Y ME LLAMO CARLOTA / CARLOTA RAMOS RUBIO

Soy una gota y me llamo Carlota.

Ninguna de mis hermanas tiene nombre 鈥ero es que yo soy una gota muy especial. Yo soy la gota que acab贸 con la sequ铆a!

El primer recuerdo que tengo es de una tarde de intenso calor apretujada junto a otras miles de gotas, aburridas en nuestra nube.

Nada se mov铆a en el cielo y la sensaci贸n de bochorno era asfixiante.  Estaba siendo una estaci贸n extremadamente seca y todos miraba al cielo esperando una lluvia que no acaba de caer.

Hasta mi nube llegaban los gritos de alegria de unos ni帽os que jugaban a la sombra de una porche  junto a una charca seca. La ni帽a se llamaba Carlota y yo quer铆a ser como ella…todos los d铆as acud铆a a verla hasta que una tarde la escuche llorar porque la falta de lluvia estaba acabando con los cultivos y los animales de su granja.

El trigo no crec铆a y las vacas sufr铆an sofocadas por el calor y la sed.

Tenemos que crear lluvia! Les dije a mis hermanas, no podemos quedarnos en esta nube sin hacer nada.

  • solo somos unas insignificantes gotas de agua, no podemos decidir nuestro destino. Ni siquiera tenemos nombre peque帽a, me dijeron a coro todas鈥

Hab铆a gotas de todos los tama帽os. Unas eran gordas y pesadas y otras eran chiquitas y t铆midas. Muchas de ellas eran gotas viejas, que hab铆an pasado por otros estados. Algunas hab铆an sido hielo en glaciares lejanos, otras hab铆an nadado junto a tiburones en el mar. Para ella los humanos eran m谩s un incordio que otra cosa y no estaban dispuestas a hacer nada por ayudarles. Ninguna me quer铆a escuchar, yo era una gota del mont贸n pero era una gota valiente !

  • No,no, yo me llamo Carlota y quiero ayudar a mi amiga!

Decidida, me asome al borde y sin pensarlo mucho me lanc茅 al vac铆o.

Fu茅 un vuelo corto que apenas not茅. Me estrell茅 sobre una chapa del huerto, haciendo un ruido seco.

Nada ocurri贸. No me lo pod铆a creer! Eso era todo? Notaba el calor de la chapa sobre mis 谩tomos y grit茅 con todas mis fuerzas con desesperacion y en ese instante  miles de p谩jaros que buscaban sombra bajo el alero de una caseta alzaron el vuelo formando una inmensa nube negra que surc贸 el cielo de izquierda a derecha durante varios minutos. El ruido que hicieron era atronador , que manera de chillar!

Desde mi posicion despachurrada mir茅 al cielo y vi como el moviendo de los p谩jaros levant贸 un ligero viento al principio pero que se convirti贸 en vendaval al poco tiempo. Las nubes miedosas se apretaron unas contra otras, chocaron entre s铆 y del choque comenzaron a caer miles de gotas!!

Pod铆a o铆r sus gritos de felicidad y de emoci贸n seg煤n ca铆an.

Rayos y truenos se unieron a la fiesta

En cuesti贸n de segundos se form贸 una tormenta refrescante que devolvi贸 la vida a la charca.

Los animales se revolvieron felices deando sentir el agua sobre su piel.

V铆 salir a la carrera a Carlota mientras bailaba y re铆a bajo la lluvia. La llam茅,

  • Carlota!! Carlota! Estoy aqu铆 ..quer铆a decirle que lo hab铆a logrado que hab铆a tra铆do la lluvia a su granja! pero no pudo o铆rme.

Siento que mis bordes se desdibujan, me confundo con mis hermanas.

Puedo reconocer a algunas, otras deb铆an de vivir en otra nube y no me saludan al pasar a mi lado. No se como funciona esto de la evaporaci贸n y si en mi siguiente vida recordar茅 mi aventura pero me gusta pensar que as铆 ser谩 y que todos en el pueblo hablaran durante muchos a帽os de Carlota, la peque帽a gota de agua capaz de acabar con la sequ铆a.

Subscr铆bete y recibe las novedades del Museo