<Podemos_ayudarte/>

驴Qu茅 est谩s buscando?

>>noviembre

A estas alturas del a帽o ya hemos amanecido varios d铆as envueltos en niebla, lo que, por otra parte, es inherente a los inviernos vallisoletanos. No son raros los diciembres y eneros en los que la capital ‘desaparece’ durante varios d铆as consecutivos, bajo un velo denso que se aferra a lo m谩s hondo del valle del Pisuerga. La niebla puede dar un toque de misterio y un encanto especial ‘si no se abusa de ella’, pero su continuidad en el tiempo hace m谩s dif铆ciles de sobrellevar los ya inc贸modos inviernos castellanos. Pero, 驴qu茅 son las nieblas?, y 驴por qu茅 son tan frecuentes en Valladolid?

Vistas desde el Museo de la Ciencia un d铆a de niebla

Vistas desde el Museo de la Ciencia un d铆a de niebla

Las brumas o nieblas se producen cuando el vapor de agua que hay en el aire se condensa a nivel del suelo. Es el mismo proceso por el que se forman las nubes, pero ocurre a menor altura. En funci贸n de la causa que provoca esa condensaci贸n podemos hablar de distintos tipos de nieblas. La ciudad de Valladolid est谩 ubicada en el valle fluvial del r铆o Pisuerga, donde se producen frecuentes episodios de inversi贸n t茅rmica, quedando capas de aire fr铆o atrapadas a nivel del suelo por debajo de una capa de aire caliente. Lo normal es que el aire caliente se sit煤e por debajo del aire fr铆o, pero en situaciones de escasa circulaci贸n atmosf茅rica y ambiente fr铆o, el descenso r谩pido de la temperatura del suelo provoca el enfriamiento y captura del aire en cotas bajas.

Si el aire contiene mucha humedad, algo que ocurre con mayor frecuencia en los valles de grandes r铆os, el vapor de agua se condensa por la bajada de temperatura form谩ndose las nieblas, que en ausencia de movimiento de aire (anticiclones) se hacen muy persistentes. Si no tuvi茅ramos bastante con la ausencia de visibilidad y el ambiente generalizado en tonos grises de los d铆as de niebla, adem谩s hay que contar con la posibilidad de que aparezcan cencelladas y escarchas, producidas por la formaci贸n de cristales de hielo sobre las superficies s贸lidas. El tener que rascar el parabrisas del veh铆culo por las ma帽anas es una consecuencia de este fen贸meno.

Lo normal es que la niebla desaparezca a las pocas horas de salir el sol, cuando 茅ste calienta la superficie del suelo, pero si concurren determinadas condiciones atmosf茅ricas puede permanecer durante varios d铆as, para desdicha de aqu茅llos que gustan de la luz y los paisajes policrom谩ticos.

Sin embargo, no todo son ‘peros’ para las nieblas, ya que en ocasiones reportan algunas ventajas. Tal es el caso de las nieblas que se producen en zonas con escasa precipitaci贸n, ya que en este caso la vegetaci贸n aprovecha la condensaci贸n a baja altura para captar el agua que necesitan, en un proceso denominado criptoprecipitaci贸n o lluvia oculta.

A estas alturas del a帽o ya hemos amanecido varios d铆as envueltos en niebla, lo que, por otra parte, es inherente a los inviernos vallisoletanos. No son raros los diciembres y eneros en los que la capital 'desaparece' durante varios d铆as consecutivos, bajo un velo denso que se aferra a lo m谩s hondo del valle del Pisuerga. La niebla puede dar un toque de misterio y un encanto especial 'si no se abusa de ella', pero su continuidad en el tiempo

Cuando queremos observar el cielo de una forma adecuada, debemos de alejarnos de ciudades y zonas de luz tanto como podamos, ya que s贸lo as铆 podremos apreciar mejor toda la belleza del cielo nocturno. Pero no siempre podremos ir a los mejores lugares para la observaci贸n, as铆 que deberemos adaptarnos a lo que se pueda ver. Para que os hag谩is una idea de lo que se puede, y c贸mo se puede ver, os mostramos a continuaci贸n algunas fotograf铆as que nuestro compa帽ero

Subscr铆bete y recibe las novedades del Museo