a


Don’t _miss

Wire Festival

 

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Nullam blandit hendrerit faucibus turpis dui.

Calendario de Eventos
« septiembre 2019 » loading...
L M X J V S D
26
27
28
29
30
31
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
1
2
3
4
5
6
jue 19

Exposición ‘De narices’

Educación, Exposición Temporal
mayo 3 - diciembre 9
jue 19

Exposición Artifex. Ingeniería romana en España

Eventos destacados, Exposición Temporal, Novedades
julio 11 - noviembre 24
jue 19

Talleres para centros educativos curso 2019/2020

Eventos destacados, Novedades
septiembre 6 - septiembre 30
jue 19

Hola Tierra

Planetario
septiembre 19 @ 10:30 - 11:00
<Podemos_ayudarte/>

¿Qué estás buscando?

>Blog >Reproducción de la culebra viperina
Culebra viperina de la Casa del Río

Reproducción de la culebra viperina

La culebra viperina (Natrix maura), también llamada culebra de agua por su preferencia por zonas húmedas o encharcadas es una de las numerosas especies que podemos encontrar en la Casa del Río del Museo de la Ciencia.

Culebra viperina de la Casa del Río

El  período de cópula de estos reptiles se inicia después de la fase de hibernación, difiriendo geográficamente por el clima y condiciones de cada zona. No obstante, de forma general la cópula se produce en primavera a partir del esperma que los machos han ido almacenando a lo largo del invierno.

Sin embargo, también  se han observado casos donde el acto puede suceder en otoño, aunque sin mucho éxito debido a la falta de hábitats adecuados como resultado de la sequía estival del ecosistema mediterráneo. A pesar de ello, en cautividad pueden realizarse varias puestas por temporada.

En la cópula el macho se apoya sobre el dorso de la hembra y le da pequeños golpes con la cabeza mientras sus colas están enrolladas. Cada hembra puede realizar varios acoplamientos y la duración del acto puede llegar hasta los 70 minutos en parejas de culebras en cautividad, incluso pueden retener espermatozoides viables durante varios años.

En esta imagen, tomada durante una de las cópulas de las culebras pertenecientes a La Casa del Río, se puede visualizar lo que hemos explicado anteriormente: las colas de ambas culebras enrolladas uniendo sus cloacas (señalizado en rojo).

Imagen de la cópula de las culebras de la Casa del Río

Una vez terminada la cópula, los machos de culebra (normalmente en primavera) son capaces de producir nuevos espermatozoides que viajarán hasta los conductos deferentes donde quedarán acumulados para el próximo apareamiento. La formación de espermatozoides es secuencial y abarca desde julio hasta agosto.

En los machos tanto la formación de espermatozoides como la cópula y la búsqueda de hembras  supone un gasto energético que conlleva el empequeñecimiento corporal  y pérdida de grasas; sin embargo en las hembras, el gasto energético se debe a la formación de sustancia de reserva de los huevos que se lleva a través del hígado, el cual sintetiza esas reservas, por lo que este órgano se ve muy engrosado  sobretodo en las épocas de reproducción.

Para que se dé la síntesis de dichas sustancias de reserva es necesario una adecuada alimentación de las culebras y un almacenamiento de grasas adecuado, hasta el punto de que por ejemplo, en el Delta del Ebro, las culebras viperinas tienen pocas posibilidades de alimentarse debido a la falta de agua en los arrozales en los meses de marzo y abril, por lo cual la aparición de estas reservas se retrasa hasta que aumente la actividad trófica.

Tras la fecundación de los óvulos, la hembra de culebra realiza la puesta de huevos que se ve muy condicionada por el tamaño de ésta, siendo más numerosa cuanto mayor sea la madurez sexual, pudiendo llegar incluso hasta 32 huevos en especímenes de gran tamaño.

Generalmente las hembras comienzan la puesta de huevos, cuyo tamaño puede variar entre 28/37 x 14/19 mm, entre los meses de junio y julio.

Una vez depositados los huevos, se requiere un período de incubación de aproximadamente unos 40- 45 días en condiciones naturales óptimas, aunque varía latitudinalmente.

La longitud inicial de los recién nacidos se estima entre 1.146 y 220 mm.

Como ya hemos mencionado se requieren unas condiciones óptimas para la reproducción y puesta de huevos en estos reptiles, por lo que es difícil que esto suceda en especímenes en cautividad; sin embargo, gracias a las excelentes condiciones dadas en el terrario de culebras de la Casa del Río hemos podido observar la puesta de 8 huevos de una de las culebras viperinas que viven allí.

Huevos depositados por las culebras de la Casa del Río

Luis Velasco Blázquez y Jaime Cabrera Rodríguez,
estudiantes en prácticas del Grado de Biología de la Universidad de León

Subscríbete y recibe las novedades del Museo