a


Don’t _miss

Wire Festival

 

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Nullam blandit hendrerit faucibus turpis dui.

Calendario de Eventos
« mayo 2020 » loading...
L M X J V S D
27
28
29
30
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
mar 26

Exposición ‘Dicen que tienes veneno…’

Exposición Temporal
20 diciembre, 2019 - 8 septiembre, 2020
mar 26

X Concurso literario ‘Esto del cambio climático va en serio’

Actividades, Educación, Eventos destacados, Infantil, Novedades
marzo 24 - junio 15
mar 26

Cuento infantil ‘Sapete no sabe que es feo’

Educación, Eventos destacados, Infantil
abril 28 - mayo 28
mar 26

Próxima reapertura: martes 26 de mayo

Eventos destacados
mayo 22 - junio 1
<Podemos_ayudarte/>

¿Qué estás buscando?

> Blog >#AstronomíaDesdeCasa: Lluvia de estrellas de las Líridas
LLuvia de estrellas de las Líridas

#AstronomíaDesdeCasa: Lluvia de estrellas de las Líridas

Comenzamos con la primera de las más importantes lluvias de estrellas: las Líridas, nombre que viene porque el punto del cual parece que provienen todas las estrellas fugaces de esta lluvia se encuentra en la constelación de la Lira, muy cerca de hecho de su estrella más brillante, Vega. De la misma forma, las Perseidas de agosto se llaman así porque ese punto se encuentra dentro de la constelación de Perseo. Por cierto, ese punto del cual parece que vienen las fugaces se llama radiante.

Las lluvias de estrellas fugaces se producen porque la Tierra atraviesa cada año distintos restos de partículas de polvo que han dejado diferentes cometas. En el caso de las líridas, el cometa que origina las partículas es C/1861 G1 Thatcher. Cuando este trozo de hielo se acerca lo suficiente al Sol, el hielo se sublima, es decir, pasa directamente de sólido a gas, arrastrando polvo de su superficie. Al hacerlo, deja tras de sí un resto de partículas sólidas que producen la “cola del cometa”. La Tierra, en su movimiento orbital alrededor del Sol, cruza todos los años estos restos del cometa atrayendolos hacia sí misma debido a la fuerza de gravedad. Hay que recordar que una estrella fugaz es del tamaño de un grano de arroz entrando en nuestra atmósfera a una velocidad aproximada de unos 170.000 km/h. Viene tan rápido que el propio roce con el aire hace que se caliente tanto como para desintegrarse, emitiendo ese destello luminoso tan característico.

Las Líridas no son tan llamativas como las Perseidas. La predicción asume que se podrán ver unas 18 fugaces a la hora el día del máximo que es el 22, sin embargo, su actividad es muy variable. Lo malo es que aunque tengamos Luna nueva (no hay Luna), parece que el tiempo no va a acompañar…

Subscríbete y recibe las novedades del Museo